Volverse Minimalista, para ser un Maximalista

Volverse Minimalista, para ser un Maximalista

La semana tiene 7 días de 24 horas cada uno, es decir 168 horas. Parece bastante, pero vamos a desmenuzarla un poco a ver que nos queda.

Descontemos desde ya 45 horas de trabajo (al menos!), vamos en 123.

Vamos a considerar 1.2 horas de Lunes a Viernes en cuanto a traslados, sé que algunos demoran mucho más que eso, pero es sólo un supuesto optimista. Vamos en 117.

Supongamos que dormimos 8 horas diarias, son 56 horas invertidas en sueño a la semana. Como va el cómputo; nos van quedando sólo 61 horas. Uf!

Ahora consideremos unas 2.5 horas diarias en tareas básicas, como comer, cocinar, ducharse, ir al baño, tareas domésticas varias, etc. Ya llegamos a 43.5 horas restantes.

De esas 43.5 horas, hay gente un poco desquiciada, que le da por generar problemas donde no los hay, y se le mete en la cabeza convertirse en Ironman. Ahi la cosa se pone fea.

No vamos a entrar en detalles, pero podríamos suponer con cierta holgura una dedicación semanal promedio de un plan de entrenamiento para distancia completa es de aproximadamente 18 horas efectivas (en plena etapa de volumen), y a eso agreguémosle tímidamente unas 7 horas mas (1 diaria), en cuanto a traslados y preparación se refiere.

Historia larga hecha corta; nos quedamos con 18.5 horas a la semana para “vivir”! Para hacer todo lo que no hemos hecho hasta este punto; hacerse cargo de los hijos, pasar tiempo con la familia, leer las noticias, contestar los Whatsapp, hablar por teléfono con un amigo, ver películas, ir a visitar al familiar enfermo, arreglar el auto, cenar con amigos, etc. Sólo 18.5 horas, algo así como dos horas y media por día… es posible? Yo lo hice, mis compañeros de equipo también, y conozco mucha gente que también lo ha logrado, por lo tanto se puede. Pero también hay varios que han caído en batalla, teniendo costos familiares altísimos, que varios se arrepienten (otros no tanto…).

Para liberar tiempo, hay que incorporar diseño al programa diario, y aprender a tomar algunas decisiones que no son muy agradables. Algunas recomendaciones básicas:

  • Hay que aprender a decir que no a algunas invitaciones y eventos sociales, y estar en paz con eso.
  • Recomiendo simplificar al máximo posibles las decisiones cotidianas del día a día, como que ropa ponerse, que comer, a que hora entrenar, etc.
  • Hay otras decisiones más de mediano/largo plazo, como donde entrenar, optimizar las rutas para ir a trabajar, moverse en los momentos del día donde hay menos tráfico, vivir en una ubicación óptima, etc.
  • No pierda tiempo en estupideces, el tiempo es oro. Esto incluye las sesiones de entrenamiento que no tienen sentido, todas las sesiones tienen que estar indexadas con el objetivo definido.
  • El plan de entrenamiento tiene que ser una obra maestra, asegúrese de que el suyo lo sea. Debe ser diseñado con mucha precisión para balancear los resultados con el tiempo dedicado.
  • Asesórese con gente que sabe. Saber es hacer. Mi coach tiene 8 Ironman en el cuerpo, más de 25 IM70.3, y contando…

En resumen, la invitación es a convertirse en un minimalista para ser un maximalista, y que esto se refleje en todas las decisiones que tomas. Haces menos, pero lo que haces es extraordinario.

 

 

Gonzalo Saieg
Industrial Engineer, MSc
Ironman Certified Coach
Team Meeting Point Founder

 

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

facebook
twitter
instagram